TURISMO DE COMPRAS
#

SOBRE EL TURISMO DE COMPRAS

En el sector servicios, las actividades relacionadas con la cultura, el ocio y los viajes se han centrado en la transformación de las nuevas formas de redes y mercados económicos contemporáneos. Dentro de esta dinámica destaca el Turismo, como una de las actividades económicas más importantes del siglo, por ser un factor indiscutible de desarrollo e intercambio humano en la sociedad actual.

Photo by Anna Dziubinska

Este fenómeno económico y social, puede definirse como una actividad de movilidad llevada a cabo por individuos en un territorio distinto al que habitan. A su vez, para los viajeros, la adquisición de bienes fuera de su lugar de residencia es uno de los objetivos principales en la elección de un destino de viaje. Con relación a estas ideas, la Organización Mundial del Turismo (OMT-UNWTO) define al turismo como una de «las actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares distintos al de su entorno habitual por un periodo de tiempo consecutivo inferior a un año, con fines de ocio, por negocios u otros motivos». Las actividades que los turistas pueden desarrollar en un determinado destino son muy variadas, desde relajarse en una playa (Turismo de sol y playa), realizar visitas culturales (Turismo Cultural) o ir de compras (Turismo de Compras)”.

En este sentido, también podremos hablar del Turismo de Compras, como la práctica enfocada a la adquisición de productos y servicios en el lugar que se visita. No obstante, no existe una definición global aceptada de esta actividad debido a varias razones, principalmente, por los múltiples actores que participan en este tipo de turismo, al producto adquirido e incluso al modo de ser adquirido.

Autor: Global Journey Consulting
Autor: Global Journey Consulting

Aunque este fenómeno no es nuevo, puesto que ha tenido una evolución constante desde mediados del siglo XX, la idea de ir de compras ha dejado de ser una actividad relacionada exclusivamente con el ocio y se ha convertido en una práctica que ha transformado los destinos y la oferta turística.

Esta evolución, en consecuencia, ha propiciado no solo al concepto de turismo de compras de productos (concepto tradicional), sino al turismo de compras de servicios, turismo de compras virtuales (relacionados a comunidades con oferta de comercio electrónico) y al consumo de lugares, espacios y tiempo. Las compras constituyen, por sí mismas, una actividad turística o experiencia viajera. Por esta razón, podemos afirmar que este tipo de turismo se ha convertido en recientes años en:

  • Una motivación frecuente y creciente para los turistas.
  • Una actividad transversal del sector turístico.
  • Un producto de mayor crecimiento del sector.
  • Una de las prácticas de mayor expectación, debido a su potencial.

Según el Libro blanco del Comercio de la UE, en los destinos turísticos, ir de compras y hacer turismo son dos actividades relacionadas y, el sector del comercio mantiene una correspondencia intensa y directa con la actividad turística.

En la actualidad, los sectores turístico y comercial unen sus fuerzas como motores de desarrollo económico y social, debido a su carácter complementario y dinamizador. De tal forma que este efecto conjunto es superior a la suma de los efectos que puedan ejercer por separado, en tanto a que ayudan a mejorar la competitividad del destino turístico, así como la de su zona comercial, al generar nuevas formas de desarrollo social y beneficio económico en los territorios receptores.

Global Journey Consulting al aplicar una metodología propia para definir de manera correcta el Turismo de Compras, propone contemplarlo desde dos vertientes:

1). TURISMO DE COMPRAS DE PRODUCTOS TRANSNACIONALES:

  • Focalizado en la oferta de marcas reconocidas, tanto a nivel internacional como nacional. Estas marcas se ubican principalmente en centros comerciales y en calles emblemáticas de algunas ciudades.

2). TURISMO DE COMPRAS DE PRODUCTOS CON IDENTIDAD CULTURAL:

  • Constituidas por industrias, industrias creativas, negocios minoristas, locales de artesanías y establecimientos relacionados con la denominada Economía Naranja.
  • Propone una visión que integra las industrias locales de un espacio territorial dentro del concepto del Turismo de Compras.
  • Este tipo de turismo permite ofrecer al viajero una experiencia única y diferente para conocer y adquirir productos elaborados exclusivamente en dicho destino turístico, cuya identidad cultural es característica de ese territorio.

Es importante aclarar que, mientras el turismo de compras de productos transnacionales está vinculado a selectos destinos urbanos y, normalmente, está asociado a la compra de productos de marcas internacionales, muchos turistas apuestan por los productos locales, elaborados en determinado espacio del territorio que se visita, debido a que destacan por las técnicas y materiales ancestrales propios de su sociedad.

Global Journey Consulting ha desarrollado aplicaciones metodológicas distintas para cada tipo de Turismo de Compras, ya sea de Productos Transnacionales y/o de Identidad Cultural.

El Turismo de Compras es un catalizador fundamental para la evolución del modelo turístico debido a los siguientes factores:

  • La elevada capacidad de compra del turista.
  • El efecto desestacionalizador de la demanda.
  • La diferenciación del destino.
  • La experiencia de viaje única para los consumidores de cada destino.
  • La promoción de la identidad cultural del territorio.
  • La capacidad de globalizar los negocios minoristas locales.
  • El diseño, desarrollo y promoción de una oferta turística de calidad.
  • La oferta turística diferenciadora.
  • La capacitación del personal.
  • El incremento del flujo turista y del gasto.
  • La fidelización de turistas.
  • El aumento del beneficio de la industria turística.
  • El equilibrio de beneficios sociales.
GJC
Photo by GJC

En definitiva, en las economías avanzadas y emergentes, el desarrollo del Turismo de Compras es un fenómeno principal para gestores en políticas turísticas, académicos y líderes empresariales de cualquier parte del mundo.

Transversalidad

Una de las particularidades del Turismo de Compras es su transversalidad con otros sectores turísticos, principalmente la hostelería, restauración, transporte, etc., así como otros tipos de turismo, como son el turismo de eventos y congresos (MICE), turismo de cruceros, de negocios, etc., porque en todos los tipos de turismo que conocemos, el viajero-turista tiene la profunda necesidad de llevar consigo algo del lugar que ha visitado, ya sea para su propio disfrute o para ofrecer y regalar a otros. ¿Quién puede decir que no ha comprado algo durante la realización de viaje?

Ya tenga el turista como objetivo principal del viaje realizar compras, o su objetivo sea otro, y las compras se convierta en algo secundario o complementario, a todos nos gusta “llevarnos” un recuerdo del lugar visitado o comprar algún producto para ofrecer a familiares y amigos y, reforzar la idea de recuerdo y empatía mientras se ha estado fuera del ámbito social o familiar.

A través de las compras, el turista puede adquirir conocimiento acerca de la identidad del territorio, lo que incrementa su interés y valoración personal del mismo, volviéndolo un fiel consumidor a futuro de éste u otros destinos.

El aumento del flujo de turistas y del gasto generado por el Turismo de Compras es proporcional al aumento del beneficio de la industria turística y al equilibrio de los beneficios sociales y, posibilita la creación de empleos turísticos sostenibles, aporta globalización a los negocios minoristas locales y promueve la capacitación del personal.

Todo esto contribuye al desarrollo de una oferta turística de calidad, permitiendo al turista vivenciar una experiencia de viaje única en cada destino.