TURISMO DE COMPRAS Y SOSTENIBILIDAD (SDG)

WSTN planeta verde
WSTN planeta verde

TURISMO DE COMPRAS Y LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE PARA 2030

Integración del desarrollo – Agenda 2030

Por la Red Mundial de Turismo de Compras

TURISMO PARA ODS

En 2015, los gobiernos del mundo acordaron una Agenda 2030 común. 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS – SDGs) orientados a acabar con la pobreza, salvar nuestro planeta y crear un mundo próspero para todos para el año 2030.

El turismo puede desempeñar un papel importante en la consecución de los ODS y la OMT se ha comprometido a proporcionar a la comunidad turística mundial un espacio para reunirse y realizar la Agenda 2030. El Turismo para SDGs (T4SDG) es una plataforma de cocreación para todos, para que el turismo sea importante en el viaje hasta el 2030.

#

TURISMO DE COMPRAS Y SOSTENIBILIDAD (ODS)

Por la Red Mundial de Turismo de Compras

 

La idea de sostenibilidad surgió en un informe llamado Brundtland o “Nuestro futuro común”, realizado para la ONU en 1997, que habló oficialmente sobre él, su importancia y la necesidad de regular el impacto del ser humano en el medio ambiente. La idea requiere un enfoque amplio en el cual todas las actividades que merecen alcanzar una meta deben ser estudiadas en detalle, así es como la tecnología, la sociología y la ecología deben intervenir en el desarrollo de proyectos en todas las áreas de la vida humana.

GJC
GJC

En 2015, la ONU desarrolló el programa denominado “Contribución a la promoción y adaptación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, que son perfectamente compatibles con el turismo de compras.

La importancia de las compras en la actividad turística es innegable, ya sea como la principal compra o como actividad complementaria. De esta manera, la generación de empleos en la fabricación artesanal, el comercio de estos productos sin la necesidad de intermediarios o la oferta de actividades de ocio beneficiarían a los habitantes del destino turístico.

Además, el sentido de bienestar social también tendrá que impulsar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas. La mercantilización de la vida humana para actividades sexuales tiene que ser controlada por los países, dado que muchas mujeres y niñas son consideradas esclavas y son explotadas en varios territorios que sirven como destinos turísticos.

Independientemente de que el desplazamiento sea el objetivo primordial de las compras, las visitas a sitios naturales protegidos o el disfrute de las instalaciones ubicadas en estos espacios hacen que se trate como turismo de compras y turismo sostenible. La capacidad de recepción de estos lugares debe redefinirse y las visitas deben controlarse para evitar la deforestación, la contaminación u otros daños que demorarían mucho tiempo en regenerarse. El tráfico ilegal de bienes culturales como las antigüedades o la compra de animales protegidos también son actividades contrarias a la sostenibilidad que debe generar el turismo de compras. En este sentido, debido a su impacto práctico, la sostenibilidad en el campo de este tipo de turismo no debe tomarse a la ligera.

Es responsabilidad de los gobiernos, las instituciones privadas y, por supuesto, nosotros en nuestro papel como visitantes o receptores, asumiendo la responsabilidad de lo que estamos haciendo para reducir nuestro impacto en el planeta. La planificación y promoción del turismo de compras no solo debe basarse en la rentabilidad económica, teniendo en cuenta las necesidades sociales, la preservación de la integridad natural y cultural y la posibilidad de proyectar esta sostenibilidad real hacia el futuro, ese es el desafío de los grandes Actividades económicas del planeta.