LA COMPETENCIA ENTRE DESTINOS TURÍSTICOS PARA CAPTAR TURISMO DE LARGO RADIO

El turismo de nuestros días representa un fenómeno muy significativo en el ámbito social y económico, la captación de turistas hacia un destino está definido de acuerdo a la tipología de turismo, la atracción de contemplar un rico e ilustre pasado en países que fueron cunas de civilizaciones, otros, por sus paisajes y majestuosos monumentos creados por la naturaleza y aquellos que han sido diseñados, resultado del producto e ingenio y la creatividad del hombre. El turismo contribuye a la circulación de la riqueza, especialmente en el país receptor, para prestar este servicio se requieren de otras empresas, hoteles, teatros, cines, clubes, empresas de transporte, servicios médicos, centros comerciales, restaurantes y otros. Este hecho favorece la balanza de pagos y la economía nacional, por el aporte de divisas que genera el turista al país que visita.

Photo: Jeshoots-com
Photo: Jeshoots-com

“La competencia turística es global”. Así reza un artículo del Diario El País, de España, que es propicio para interrogarnos sobre cómo se está llevando a cabo el ejercicio turístico en los diferentes destinos de viaje del mundo y qué hacen para captar viajeros con facilidad. Por eso, inicialmente, vale la pena hablar sobre la competencia-competitividad y las estrategias que se llevan a cabo para cumplir dicha acción.

Los destinos turísticos generadores del tráfico turístico en el mundo son aquellos que cuentan con un desarrollo económico y social más avanzado. Aunque debe decirse que todos los países cuentan con una parte de su población la cual varía su nivel de desarrollo que participa activamente en menor o mayor grado en el movimiento turístico. El turismo ya no es una simple forma de distracción, se ha convertido en un derecho adquirido por la sociedad para su expansión física, moral e intelectual. El turista motivado por toda una serie de razones toma una decisión de viaje, es evidente que todos los países poseen en mayor o en menor grado atractivos turísticos capaces de satisfacer las motivaciones de viaje del turista, por eso la mayoría de ellos han intensificado  sus esfuerzos con el fin de aumentar la afluencia de visita.

Si hablamos de competitividades turísticas que deben caracterizar a cualquier país y ciudad para el turismo, nos referimos principalmente a la “satisfacción” de la experiencia viajera de la persona, en tanto a que se han cumplido una serie de objetivos que fueron trazados por los diversos agentes que intervienen en esta práctica, a partir de las capacidades y planes de acción determinados de dichos entes. Esto se debe a que, en términos de turismo, la competitividad está vinculada con las diferentes empresas y entidades turísticas, que tienen su trabajo a nivel nacional o internacional, las cuales requieren llevar a cabo un plan de turismo de comercio que implique un gasto de compensación del desarrollo de sus actividades, a fin de recuperar el dinero invertido y con ello puedan vender para promover calidad y buen servicio.

Estas acciones, además, denotan un carácter sostenible en el turismo del lugar, a partir de los factores que allí intervienen. En otras palabras, la competitividad de un destino turístico se determina por las capacidades de gestión y resolución de problemas que tienen las empresas vinculadas al turismo, mediante el aprovechamiento de los medios ambientales, la infraestructura, los recursos humanos, los aspectos socioculturales y económicos del lugar, entre otros elementos.

Photo: Ishan Seefromthesky
Photo: Ishan Seefromthesky

Para tener éxito en el mercado es necesario que un destino turístico se asegure de que todos los atractivos y las experiencias que ofrece sean superiores a la de otros destinos. El deseo del consumidor de conocer lo que un destino tiene por ofrecer en términos de actividades para ver y hacer. La mirada del turista se vuelve más exigente en  su permanencia,  por toda una serie de razones, desde la calidad de la red hotelera, organización empresarial, la infraestructura de acceso, la seguridad pública  o la calidad de la mano de obra, esto explica el creciente interés de los países en aumentar su competitividad en la atracción de turistas, con el fin de intensificar sus esfuerzos en la incrementación y afluencia.

Cuando hablamos de estrategias turísticas, también nos referimos a la toma de decisiones corporativas, que brindan un carácter de competencia entre destinos turísticos. Estas decisiones se refieren a los modos en que las relaciones turista-turismo se llevan a cabo en el destino y cómo se dan las estrategias y planes de acción que denotan ciertas ventajas competitivas frente a las demás ciudades o destinos emisores y receptores de turismo.

Entre el trazado de planes estratégicos se pueden mencionar: la promoción de destinos emergentes, como escenarios nuevos que promueven distintos tipos de turismo, según las necesidades del viajero. Esto da un carácter novedoso al turista, pues aspiraría a encontrar cosas distintas a sus viajes, como mayor contacto con actividades en el turismo de aventura o mayor vinculación con la comunidad que se visita, mediante el turismo cultural, entre otras.

Este tipo de planificación, a su vez, va de la mano con las estrategias de márquetin, en las redes sociales, en la web y en los medios de comunicación masivo, las cuales están encargadas de patrocinar y promover el turismo es sus vertientes comerciales y publicitarias. El marketing se ha convertido en un elemento vital dentro del conjunto de operaciones y estrategias que deben llevar a cabo todos aquellos interesados en el desarrollo del turista para promover y comercializar su oferta. La competencia entre los destinos que luchan por ocupar una posición de escogencia frente a otros de similares características, sacando ventajas sobre otros.

La utilización del marketing como herramienta de acciones destinada a aumentar el desarrollo del turismo y de promoción. Marketing, palabra inglesa que significa cualquier acción iniciada en las empresas y dirigidas a influir en los mercados de una manera favorable para ellas. Su estudio es determinar todas las variables que inciden directa o indirectamente sobre el mercado, y que son: el producto, el precio, la distribución y el punto de venta, la publicidad y las relaciones públicas, cumpliendo con dos condiciones: la  satisfacción de los consumidores y que se obtenga una rentabilidad para la empresa. Estas acciones de mercado selectivo se le conoce con el nombre de segmentación, que consiste en dividir grupos heterogéneos en grupos homogéneos valorando el lugar geográfico, edad, ingresos, educación, estilo de vida y personalidad, captando turistas de largo radio, este último término refiriéndose a espacios geográficos de largo alcance, en donde la transmisión y recepción de las actividades de promoción, publicidad y distribución del producto (destino) cubren las expectativas del turista. Usos de los trending topics, los hashtags, los materiales audiovisuales, la música, las experiencias de personas locales, entre otros, están sirviendo de motivos para captar la atención de un público diverso, en especial para audiencias jóvenes, que son los que han demostrado ser más consumidores del turismo a nivel mundial, con el objetivo de generar mayor competencia entre los destinos turísticos.

Photo: Simon Launay
Photo: Simon Launay

Un ejemplo de esta forma de competitividad es una experiencia llevada a cabo en Panamá, durante el 2017, a través de concursos turísticos en edición de videos, según describe TVN Noticias. Mediante el lema “Panamá para exploradores, no para turistas”, promueve un reto de resignificación de la actividad turística de este país, a partir de la promoción, en países como Canadá, China, España o Estados Unidos, de las diferentes actividades que en Panamá se realizan, sean experiencias de aventuras, turismo ecológico, playa, cultura, montañismo, historia, etc.

De igual modo, alianzas entre países, como la de Colombia-China (Diario El Tiempo, 2015), funciona como estrategias alternas para mejorar la competitividad de un destino turístico. Esta nueva forma de reorientar la actividad turística puede llegar a un largo radio, puesto que, se busca que países alejados del destino de viaje tengan acceso a esa cultura y puedan estar motivados a llegar y conocer esa comunidad que se quiere dar a conocer.

Los nuevos turistas van en busca de nuevas aventuras, visión y experiencias en los destinos urbanos, se trata de un grupo de consumidores con un alto poder adquisitivo, sumándose dentro de esta categoría jóvenes cuyo nivel económico le permite realizar ese viaje, se trata de los turistas internacionales, son los viajeros de largo radio, principalmente asiáticos, chinos, japoneses y de la India, cuyas expectativas es, repetir y recomendar el destino, viajando varias veces al año, valorando todos los canales de promoción desde las características generales del destino, sus atracciones naturales, costumbres culturales, alojamiento, gastronomía, medio de transporte y otras actividades complementarias. La competitividad da las bases para lograr que el turismo sea una actividad de calidad y que sea sustentable en el tiempo.

Autor: miembro de la Red Mundial de Turismo de Compras