Innovación: Llega el espejo inteligente que te dice la ropa que mejor te sienta

El «smart mirror», que asesora a los clientes sobre moda, entrará en las tiendas físicas para competir con Internet

En los últimos años, el comercio digital está aplastando a la tienda física. Esta busca maneras de sobrevivir, y la más reciente pasa por unirse a su enemigo en un intento de unificar las experiencias on-line y off-line, mediante un espejo inteligente que se instalará en los probadores y cumplirá la función de personal shopper.

A través de la inteligencia artificial, el espejo asesorará a los consumidores y les sugerirá prendas en función de sus gustos y su historial de compra. Los clientes también podrán comunicarse con el personal del establecimiento sin salir del probador, desde donde pueden acceder al catálogo, revisar las búsquedas hechas en casa o solicitar prendas. Los encargados del local reciben esta información en un smartwatch, y entregan las peticiones directamente en el vestuario.

Esta tecnología también permite realizar el pago desde el probador mismo, aunque también es posible hacerlo en el mostrador o enviar las prendas al domicilio del cliente.

Mediante esta herramienta se combinan las ventajas del mundo on-line, como la personalización de la oferta o la inteligencia artificial, con las ventajas del mundo físico, como probar las prendas y obtenerlas al instante. Gracias a los avances tecnológicos, las establecimientos pueden competir con la compra en la web.

Desde SAP, la empresa de software que ha desarrollado el proyecto, aseguran que las marcas «lograrán convertir a los compradores en fans y ganárselos para siempre». El 70 % de los clientes consideran fundamental la experiencia de compra, lo que convierte a este espejo en un gran atractivo para las empresas de moda. Además, la intimidad está garantizada, pues en el probador no hay cámaras, sino que las prendas se reconocen mediante escáner.

Con el espejo inteligente, las marcas pueden recabar más información sobre su canal físico y obtener una visión más auténtica de sus consumidores. Este proyecto contribuiría a cerrar la brecha entre compañías y clientes: mientras que el 80 % de las firmas aseguran dar un servicio cinco estrellas, solo el 8 % de los consumidores lo percibe así.