El gasto con tarjeta de los turistas cae en julio (-60%) y lastra la recuperación

La llegada de turistas no arranca en uno de los meses centrales del año. En julio, el gasto con tarjeta retrocede en torno al 60%. Solo cuatro provincias se salvan

Los datos son todavía parciales, pero apuntan en una sola dirección: los turistas extranjeros, pese a la apertura de fronteras durante el mes de julio, no están llegando. Las cifras, incluso, revelan que no hay signos de una recuperación mínimamente significativa.

A esta conclusión se puede llegar a la luz de los indicadores de alta frecuencia de entidades como el BBVA, Banco Sabadell o CaixaBank, que utilizan para su análisis el gasto con tarjeta realizado por extranjeros en España durante la primera quincena de julio, que es un mes muy representativo en términos turísticos. Se trata, por lo tanto, de consumo real registrado a través de los distintos terminales de punto de venta (TPV).

Y lo que dice BBVA Research, por ejemplo, es que las transacciones con tarjetas foráneas en Barcelona, Madrid, Alicante y Málaga, que concentran la mitad del gasto de extranjeros, todavía se sitúan entre un 54% (Alicante) y un 84% (Madrid) por debajo de las cifras de hace un año. En tan solo cuatro provincias, Badajoz, Huesca, Teruel y Lleida, se ha registrado un aumento de las transacciones con tarjetas extranjeras, con una reducción promedio del -60%. Los datos se refieren a la semana que va entre el 6 y el 12 de julio. Es decir, ya en plena temporada turística y con las fronteras abiertas para la mayoría de los países.

Wisz
Photo: Wisz

Los datos de Banco Sabadell, que utiliza para su análisis, igualmente, el gasto con tarjetas de los extranjeros que visitan España, van en la misma dirección. Lo que revelan sus terminales de pago en comercios, hoteles o restaurantes es que el gasto en Madrid durante la segunda semana de julio apenas representa el 17,5% del nivel existente hace un año, mientras que en Barcelona ese porcentaje sube hasta el 21,1%. En Málaga, igualmente, un destino turístico muy relevante, el gasto con tarjeta de turistas extranjeros solo supone el 35,9% del que se registraba hace un año, mientras que en Alicante, otro destino muy significativo, representa el 45% del nivel de hace un año.

CaixaBank, por su parte, ha estimado que el consumo total con tarjetas extranjeras continúa “mejorando”, aunque todavía muestra una caída muy sustancial (-59% interanual). Es decir, en línea con lo que señalan otras evidencias. En el caso del consumo presencial, excluyendo los reintegros registrados en su red de cajeros automáticos, el descenso durante la segunda semana de julio fue del 61%, cuando en abril, con las fronteras cerradas, se llegó a un histórico -88%.

Según esta herramienta de análisis económico, que permite conocer en tiempo real el consumo, tanto de españoles como extranjeros, la recuperación avanzó con mayor fuerza en las provincias limítrofes con Francia, excepto en Navarra. De hecho, según BBVA Research, el gasto en Girona y en Huesca se aproxima ya a los niveles de julio de 2019.

Muy distinto es lo que está sucediendo en los archipiélagos, cuya exposición al turismo es la más elevada del país. La contracción del gasto de extranjeros se situó en Baleares durante la segunda semana de julio en un 63% interanual, algo mejor que en Canarias, donde el retroceso fue del 73% debido a la menor afluencia de turistas. Las islas suponen el 20% del consumo con tarjetas extranjeras.

La escasa llegada de turistas se manifiesta con crudeza en el hecho de que si antes de la pandemia ocho de cada 100 euros que se gastaban correspondían a tarjetas de extranjeros, hoy las transacciones apenas suponen el 4%.

La recuperación del turismo extranjero, como se sabe, es clave para el PIB y el empleo. No en vano, y según la última revisión del Banco de España, los ingresos por turismo en la balanza de pagos ascendieron a 69.023 millones de euros en 2018, último año con cifras cerradas.

Los más perjudicados

En 2019, en total, llegaron a España 83,7 millones de turistas, de los que el 21,5% eran británicos. Los otros dos países más relevantes son Francia y Alemania (13% cada uno). Cataluña fue el principal destino turístico de los extranjeros en 2019, con el 23,1% del total de los turistas, y, por lo tanto, es la principal perjudicada por la contracción en el número de visitantes. A continuación, se encuentran Baleares (16,3%) y Canarias (15,7%).

España, como se sabe, tiene abiertas sus fronteras con todos los Estados miembro de la Unión Europea desde el pasado 21 de junio, coincidiendo con el fin del estado de alarma, cuando se decidió, además, eliminar la cuarentena para viajeros. El Gobierno, igualmente, y con base en el principio de reciprocidad, permite la entrada de ciudadanos de Argelia, Australia, Canadá, China, Corea del Sur, Georgia, Japón, Marruecos, Montenegro, Nueva Zelanda, Ruanda, Serbia, Tailandia, Túnez y Uruguay. Es decir, una lista amplia.

La caída del turismo pone en jaque ocho años de reducción de la deuda externa

La entrada de divisas se frenó en seco al inicio de la pandemia como consecuencia de la caída de las exportaciones y, sobre todo, del cierre de todo el sector turístico
AENA, por el momento, solo ofrece datos del mes junio en cuanto al tráfico de pasajeros, y ese mes, con elevadas restricciones para volar, la caída media fue del 96,1%, mientras que en el acumulado del año el descenso se sitúa en el 66%.

Según las últimas previsiones de Exceltur, la patronal del sector, la reactivación de la demanda extranjera se espera que arranque “muy lentamente” en julio y tenga una reactivación muy gradual, limitándose su presencia en verano a básicamente mercados europeos.

Se mantienen, sostiene el sector, muchas incertidumbres sobre un mercado fundamental, como es el británico, aunque todo dependerá de la evolución de la pandemia y de la consistencia de los rebrotes en los lugares más turísticos con capacidad de atracción de extranjeros. Según sus estimaciones, y ya contando con la recuperación iniciada en el mes de julio, aunque sea suave, la demanda internacional caerá este año un 61,8% respecto al año 2019, lo que da idea de lo lenta que será la recuperación.

Author: El Confidencial