Cómo exprimir al máximo tus compras en un crucero

La tentación de los comercios en los cruceros es difícil de resistir. Pero hay que saber comprar para evitar arruinar la economía personal

Cuanto más grande es un crucero, más se parece a una ciudad flotante. Y como tal, cuenta con diversos comercios como joyerías, tiendas de recuerdos y locales duty-free que, si no se tienen en cuenta algunas precauciones, pueden arruinar el presupuesto de las vacaciones.

Aunque sea una obviedad, cabe recordar que las tiendas son la tercera fuente de ingresos de las compañías de cruceros, después de las bebidas y los juegos de azar.

Cuanto más vendan a bordo, más ganancia para la compañía, por ello los comercios siempre estarán dispuestos a seducir a los viajeros con ofertas jugosas, pero también juegan con la confusión de la exención de impuestos, la tentación de los escaparates y el deseo consumista.

Photo: Ben o Bro
Photo: Ben o Bro

Qué se puede encontrar en un crucero

Esto lo saben bien las marcas de lujo, que abrieron tiendas exclusivas en cruceros de alta gama, como las boutiques de Michael Kors, Hugo Boss, Bvlgari, Kate Spade y otras.

Los productos de Apple también se pueden encontrar en las salas de informática de los cruceros de Celebrity, y hasta los bares pueden vender vasos y tazas tematizadas con las señas del barco

Las tiendas más concurridas son las que venden recuerdos, kits de higiene personal, golosinas, gadgets electrónicos como tarjetas de memoria y prendas de vestir.

Sobre estas últimas, suelen ofrecer camisetas, gorras, chaquetas, jerseys y accesorios con el logotipo de la naviera. ¿Por ello son más baratos? Para nada, la compañía juega con el sentido de pertenencia, y de paso, logra que el consumidor le haga publicidad gratis. Eso sí, que no se espere mucha variedad de talles.

Hay boutiques que sacan del apuro en una cena de gala y que hasta alquilan esmoquines para los hombres

Algunas tiendas cuentan con prendas más sofisticadas, que pueden sacar del apuro en alguna cena de gala. De hecho en varias también se alquilan esmoquines.
¿Duty-free, tax free o qué?

Que una tienda sea duty-free no significa que tengan descuentos. Estas se encuentran en los aeropuertos o dentro de los cruceros, y como el producto no entra en el territorio, sino que vuelve a salir junto con el equipaje del consumidor, no paga impuestos de importación.

Cerca del puerto se pueden encontrar tiendas que se promocionan como ‘duty-free’, aunque en realidad no lo son

Por ello cuando el crucero entra en aguas territoriales este tipo de tiendas tienen que cerrar sus puertas.

Pero es posible que cerca del puerto haya tiendas que se promocionen como duty-free, aunque en realidad no lo son. Si están fuera de la zona de embarque, los productos pagan impuestos como cualquier comercio de barrio.

Comprar sin IVA

Cuando uno hace compras en el exterior tiene que recordar que en muchos países puede reclamar la devolución del IVA. Esto es el tax-free. Por ejemplo, si un ciudadano de América o Asia compra en España, puede reclamar el porcentaje del IVA en los consumos que haya realizado a partir de los 90,16 euros.

Cada país tiene sus reglas al respecto, y conviene asesorarse antes de realizar las compras.

Averiguar y comparar

Para saber si es buen o mal negocio aprovechar el duty-free, hay que hacer los deberes antes de salir. O durante el crucero. Si uno vio un artículo interesante en la tienda del crucero, una rápida pesquisa en internet permitirá saber cuánto cuesta en su país de origen y cuánto en la próxima escala.

Por ahí el beneficio de comprar un reloj en una joyería en tierra aprovechando la devolución del IVA es mayor que el precio que se paga en el barco.

Atención a los descuentos

Si las tiendas solo pueden abrir mientras están en aguas internacionales, ¿cómo logran sus beneficios? Apelando a la tentación. En las horas en que están operativas anuncian productos con descuentos, que si se sabe cuánto cuesta en tierra, quizás sea ventajoso para el bolsillo.

Es posible que gracias a la devolución del IVA en la escala se obtenga un mayor beneficio que comprando en el duty-free del crucero

Estos descuentos y promociones también se anuncian en los boletines informativos que cada naviera entrega o sube a internet por las mañanas. Es cuestión de estar atento.

Evitar la tentación del primer día

No hay que apurarse a hacer las compras el primer día. Ni el segundo. Aunque tengan una cantidad limitada de productos en stock, no todos se agotarán rápidamente. Un crucero no es el mejor sitio para encontrar gangas como el primer día de rebajas en una tienda de ropa.

Por ello, cuanto más se acerca el final del crucero es posible que haya más y mejores descuentos en los productos.

Consultar a los que saben

Muchas veces la naviera informa cuáles son los comercios y grandes superficies de un puerto con las mejores oportunidades de compra. Recordemos que estos locales pagan por anunciarse entre los pasajeros, como cualquier publicidad.

Por ello, un consejo es asesorarse discretamente con algún miembro de la tripulación, que puede conocer qué comercios tienen buenos precios u ofrecen productos más exclusivos o que tengan un valor diferenciado.

Las contras de comprar en el duty-free

No siempre es buen negocio comprar en el duty-free. Si uno pretende beber ese whisky escocés o fumar aquellos habanos recién adquiridos en la tienda del barco que sepa que no será posible.

Las navieras tienen reglas muy estrictas sobre el consumo de alcohol a bordo: solo se puede beber el que se compra en sus bares y restaurantes. Bebidas y tabaco quedarán guardados y se entregarán cuando desembarque en el destino final.

Comprar con precaución

Las bebidas alcohólicas pueden ser más baratas en el duty-free, pero la diferencia ya no es tan grande como hace una década. Los pasajeros que regresan a su hogar en avión deben recordar que tienen que facturar las botellas con su equipaje.

Tampoco esperen encontrar grandes descuentos en perfumes y fragancias.

Las bebidas alcohólicas y los perfumes no tienen los descuentos tan atractivos que tenían hace una década atrás

Comprar recuerdos para niños es viable, pero además de tener una camiseta con el logo de la naviera o un barco a escala quizás quede mejor un juguete artesano comprado en alguna escala.

A menos que por alguna emergencia uno necesite un móvil nuevo, no es recomendado adquirir productos electrónicos a bordo. El ahorro es mínimo, y en caso de averías es un complicado trámite gestionar la devolución o reparación.

Los límites legales

En España se pueden importar artículos comprados en el exterior, o dentro del crucero para el caso, por hasta 430 euros. La franquicia permite ingresar sin declarar un litro de una bebida con una graduación superior al 22%, y dos unidades si es inferior a ese porcentaje.

En el tabaco, se puede entrar sin declarar 200 cigarrillos o 50 puros.

Cabe recordar que artículos como relojes o joyas pagan impuestos por la importación. Es cuestión de sacar números y saber si vale la pena comprarlos en el crucero, aunque sea muy tentadora la publicidad del duty-free.

Autor: Juan Pedro Chuet-Missé, Cerodosbe