CIUDADES Y SU RELACIÓN CON EL TURISMO DE CALIDAD Y DE COMPRAS

En términos de apostar por una región o ciudad y dar conocer su carácter cultural, nacional o local, mediante la estética, la variedad, el disfrute y el placer para los viajeros, las principales ciudades del mundo se están convirtiendo en pioneras del turismo en sus diversas modalidades, puesto que están adaptando las formas de pensamiento cultural y tecnológico emergentes, en función de tener destinos turísticos e infraestructuras en punta.

Photo by Karsten Würth
Photo by Karsten Würth

El turismo de calidad y de compras, de igual manera, se está convirtiendo en una de las prácticas turísticas en boga. Países que promueven este tipo de turismo deben tener en cuenta que sus actividades deben adecuarse al ofrecimiento de servicios para cumplir las expectativas del viajero, además de tener en cuenta el funcionamiento de sus infraestructuras para darles valor y que sean sostenibles en el tiempo. El turismo de calidad no solo está relacionado con el precio de los productos ofrecidos, sino con la experiencia turística de la persona. Este aspecto le da carácter en constante transformación. El turismo de calidad exige “políticas claras de empresa y de destino, identificación de segmentos de clientes y tipos de producto sobre los que queremos construir ventajas competitivas sostenibles” (Diario Información, 2017).

En términos de dinero y en búsqueda de una calidad de ventas, el turismo de compras se está ajustando a las tendencias de negocios de emprendimiento, como una estrategia más efectiva y de calidad para vender turismo y así el viajero sienta la necesidad de llevarse un pedacito del lugar que visita. Para ello, este turismo se enfoca en la diferencia de precios de los productos, que, en teoría, debe ser más accesible que los otros mercados habituales, también requiere considerar las diferencias en el surtido, como muestra de la exclusividad del producto que se quiere vender, y, finalmente, las diferencias de las experiencias, en las que intervienen la individualidad del viajero, su respuesta ante el fenómeno turístico, pues la compra de cualquier producto en el lugar de origen otorga más pertinencia a la experiencia (Carlos Delso, 2016).

Estos factores están siendo considerados por ciudades europeas como Londres, París, Estambul, Antalya, Milán, Palma de Mallorca, Barcelona, Roma, Ámsterdam, Venecia, Ginebra, Berlín, Lisboa, entre otras, las cuales destacaron durante el 2017, según data de STATISTA, al ser escenarios que han recibió mayores visitas de turistas internacionales. Estos datos apuntan a un liderazgo e innovación en cuanto a todos los aspectos turísticos. Nueva York, Cancún, Mendoza, en América, también han sobresalido por ser líderes de turismo de calidad. Ciudad de México está tratando de actualizarse al turismo de compras, en especial en el sector hotelería, según las medidas decretadas por el Secretario de Turismo, Enrique de la Madrid Cordero (Revista Líderes Mexicanos, 2018).

¿Cómo estas ciudades adquirieron una calidad turística innegable? Sencillo, mediante acciones de liderazgo, que se desprenden de las gestiones de entes y personas competentes que ven en el turismo de calidad y de compras, una oportunidad para acercar a las personas a través de sus entornos, sus formas de pensamiento, la apertura de otras culturas y otros productos y servicios que les darían más placer, tranquilidad y entusiasmo a la experiencia de viaje en tierras extrañas. El liderazgo es un rasgo que pocos saben dominar.

Autor: miembro de la Red Mundial de Turismo de Compras