Ciudades y liderazgo en turismo de calidad y de compras

Durante décadas el turismo ha experimentado una transformación y desarrollo creciente, provocando  diversificación, competencia y nuevos destinos. Es así que los países despliegan distintos lineamientos estratégicos para influir en el aumento de turismo en sus naciones, dentro de sus políticas de atracción para los visitantes se encuentra la ideas innovadoras en todos los ámbitos de recepción de las personas.

Photo by Steven Wei
Photo by Steven Wei

Por tal motivo, merece la atención que se le proporcione al valor de las compras en la estadía de los turistas, es común observar los visitantes adquiriendo productos en los comercios, sumado a la búsqueda de la calidad, según la percepción y satisfacción que exige cada individuo. Por tanto, se debe tomar en cuenta un concepto amplio de calidad que permitiría ubicarse dentro de las ciudades líderes en la industria del turismo.  En razón de esto, vale mencionar la opinión sobre calidad a la que hacer referencia Espino y González (2015) en su documento “Turismo, Liderazgo & Motivación”:

“La calidad bien entendida y aplicada en consecuencia, resulta económica y rentable, aunque requiera tiempo, inversión y esfuerzo de forma continua. El concepto de calidad ha ido evolucionando a lo largo de los años, ampliando objetivos y variando la orientación. Se puede decir que su papel ha adquirido una importancia creciente al evolucionar desde un mero control o inspección, a convertirse en uno de los pilares de la estrategia global de la empresa. En sus orígenes, la calidad era costosa, por que consistía en rechazar todos los productos defectuosos, lo que representaba un primer coste, y después recuperar de alguna forma dichos productos, si era posible, lo que representaba otro coste adicional. La calidad era responsabilidad exclusiva del departamento de inspección o calidad. Posteriormente se comenzaron a aplicar técnicas estadísticas de muestreo para verificar y controlar los productos de salida. El concepto de calidad sufre una evolución importante, pasando de la simple idea de realizar una verificación de calidad, a tratar de generar calidad desde los orígenes”.

Las exigencias de los turistas consumidores hacen que las empresas apliquen estas estrategias de calidad que permitan ver de manera integral todos los componentes desde la creación del producto, adaptación de la oferta hasta la variedad de servicio, a fin de satisfacer las necesidades de los turistas, contribuyendo  al éxito y liderazgo de las empresas.

Por esta razón, son muchas las ciudades con liderazgo que viven en constante actualización, reestructuración e invención en el campo turístico para mantener los visitantes motivados y dispuestos a revivir experiencias que marcaron su travesía.  Al respecto, el periódico digital español “Okdiario” (2018) menciona a Francia, Estados Unidos, España, China e Italia, como líderes del turismo en el mundo. Por su parte el Centro  Nacional de Planeamiento Estratégico (2016) en su documento “El Futuro del Turismo” refiere que “China mantendrá su liderazgo como primer mercado turístico emisor”

Para tal efecto, la mejor forma de posicionar el destino en la mente de los turistas es llevando a cabo estrategias de dos tipos, tal como lo mencionan Parra y Beltran (2017) en su artículo ESTRATEGIAS DE MARKETING PARA DESTINOS TURÍSTICOS, En el primero hacen referencia sobre el destino turístico, por ejemplo, añadiendo valor a los productos y recursos turísticos del destino, y en el segundo elemento referido a la imagen de destino.

Ambas tácticas deben llevar integrado las nuevas tendencias y  productos diversificados para hacer frente a la enorme competencia, la oferta de tantos servicios, mercancías similares y a la demanda en base a la máximo de gestión, para así posicionarse como ciudades líderes en turismo de compras y con calidad, siempre dando respuesta a los consumidores que cada día son más exigentes.

Autor: miembro de la Red Mundial de Turismo